menu arriba usuario

¿Cuáles son los 52 destinos del mundo que el New York Times recomienda este 2021?

Vie, 15/01/2021 - 13:11
Caño Cristales. Los Llanos. Colombia. Fotografía: VisitColombia.
Caño Cristales. Los Llanos. Colombia. Fotografía: VisitColombia.
La ya clásica lista de 52 lugares que The New York Times propone cada año, en 2021, no nos dice: “viaja a...”. Nos dice: “inspírate, consuélate y deléitate con sitios ‘top’”. Entre ellos, 2 en España: Camino de Santiago y Córdoba.

52 lugares para amar, en lugar de 52 lugares para ir (como cada año) se trata de una lista tanto o más sugerente que la clásica de años anteriores. Aunque, claro, más que probablemente no a visitar de inmediato. Los desplazamientos están sujetos a la evolución de pandemia. “52 Places to Love” es una invitación a contemplar postales y, en el mejor de los casos, a planificar viajes ampliando nuestra lista de deseos. Es una invitación que inspira, consuela y deleita. Imágenes impresionantes, experiencias para ser soñadas, sugerencias extraordinarias procedentes del voto de más de 2.000 lectores que proponen eso: “Mira qué hay en el mundo. Conoce, disfruta, siente y, ¿por qué no?: planifica …”. Porque, como cuentan en The New York Times: “Este año, en lugar de desplazar a nuestros colaboradores y corresponsales, nos hemos basado en nuestros lectores que son viajeros apasionados”.

52-places-to-love-the-new-york-times-.jpg
Portada artículo digital: "52 Places to Love" The New York Times. 
 

En el conjunto de las 52, un año más, 2 propuestas en España: el Camino de Santiago y Córdoba. En 2020, la propuesta contenía Asturias, Menorca y Val d’Aran. Este año, una propuesta en el norte y otra en el sur de la península.

En ese mundo que nos espera 

El New York Times dice: “Antes de seguir con tu día a día, disfruta de estas 52 postales”. Y eso es lo que hemos decidido hacer: disfrutarlas. Entre ellas, hemos elegido 7, aunque es muy, muy difícil seleccionar entre tantas maravillas. En fin, para muestra, un botón o, como en este caso, 7. Pero también se incluye la lista completa para aquellos que quieran disfrutar todo el pack de sugerencias del rotativo y digital norteamericano y descubrir esos lugares en que parece que el tiempo se haya detenido.

titulares nyt.png
Fuente: Artículo digital: "52 Places to Love" The New York Times. 
 

Ahí vamos. A descubrir el mundo incluso sin visitarlo y a elegir el rumbo que tomaremos cuando podamos hacerlo. Empezaremos por los más recónditos y acabaremos cerca de casa, en Santiago y Córdoba.

1-los-llanos-colombia-1-wikipedia.jpg
Los Llanos. Colombia. Fotografía: Wikipedia.org.
 

1.- Los Llanos, Colombia

En Colombia, un destino cuyos picos andinos, la vibrante capital, Bogotá, y otras zonas turísticas como Cartagena han propiciado el aumento de visitantes en los últimos años, los lectores del NYT destacan Los Llanos, unas vastas y salvajes praderas situadas al este del país que muy pocos turistas han atravesado. Unas llanuras en las que, como cuenta al NYT el consultor de Bogotá Samuel Dulik, se encuentran: “Anacondas, monos aulladores, capíbaras y cocodrilos conviviendo con ganaderos, granjeros y miles de cabezas de ganado”. 

1-los-llanos-colombia-3.jpg

Y en que, como sigue Dulik, estamos en: “Los pastizales que una vez presenciaron algunas de las batallas más salvajes de la era de la Independencia, y han sido testigos de los horrores de la violencia guerrillera y el narcotráfico del siglo XX”. Hoy, son una postal para admirar.

2-Niansogoni-burkina-faso-1.jpg
Niansogoni. Burkina Faso.
 

2.- Niansogoni, Burkina Faso 

El pueblo de Niansogoni, un pequeño pueblo semi-troglodita, encaramado en lo alto de un acantilado, que servía de refugio a una comunidad amenazada por la guerra. Como cuenta a The New York Times, la profesora de estudios sociales Teresa Gotlin-Sheehan, que vivió en Burkina Faso de 2012 a 2014: "Este pueblo se encuentra atrapado entre los pastizales secos del Sahel y la exuberante Costa de Marfil”. Su nombre significa "10 familias”. Apela a las diez familias que lo construyeron y sus habitantes recibían el nombre de “panteras”. Se lo pusieron los guerreros Samorianos durante las guerras tribales que ensangrentaron la región. Teresa Gotlin-Sheehan relata: “Vimos este pueblo troglodita abandonado del pueblo Wara, que en el siglo XIV huyó a las colinas para escapar de las tribus vecinas Senufo. Arriba, en el silencio entre los baobabs, en los confines de la tierra”.

2-Niansogoni-burkina-faso-2.jpg
Niansogoni. Burkina Faso.
 

Nianssogoni estuvo habitado hasta 1.980. Por eso, el buen estado general de este núcleo arquitectónico troglodita y la riqueza de material arqueológico: tinajas, graneros ojivales. magníficamente decorados, enseres y herramientas (hojas de azada, ollas, cuernos de hierro ...). Huellas de vida en la nada.

3-oasis-siwa-egipto-wikipedia-1.jpg
Oasis de Siwa. Egipto. Fuente: Wikipedia.org.
 

3.- Oasis de Siwa, Egipto

A unos 600 km del Cairo, tocando a Libia, este oasis escondido en el Mar de Arena egipcio, tierra de bereberes, es todo un espectáculo de vistas sin fin. Ahí viven cerca de 30.000 bereberes, cuya actividad principal es la agricultura. Dátiles y aceitunas, pero también higueras y palmeras. No es un espejismo. Sus manantiales de aguas frías y calientes, además de reales son preciosos. Catherine Litten, para The New York Times: “Habitada desde el Paleolítico, Siwa es donde el pasado, el presente y el futuro parecen existir a la vez”. De hace miles de años, se encuentra el templo del Oráculo y una montaña llena de tumbas ptolemaicas.

3-oasis-siwa-egipto-wikipedia-2.jpg
Oasis de Siwa. Egipto. Fuente: Wikipedia.org.
 

Catherine Litten después de haber estado ahí: “Con frecuencia me encuentro en mis sueños caminando por huertos de dátiles de noche; pasando por los lagos, hacia el desierto, casi sintiendo la arena fría en mis pies cansados mientras me maravillo de las estrellas. Siempre me despierto con una sensación de calma y claridad”. 

Una buena opción para ir a Siwa desde el Cairo es coger un autobús nocturno que, a primera hora de la mañana, llega a este destino “para amar”.

4-medina-marrakech-comjpg.jpg
En la Medina de Marrakech. Fotografía: Marrakech.com.
 

4.- Medina de Marrakech, Marruecos 

Sin abandonar la cercanía al desierto, otro lugar recomendado por los lectores de The New York Times es la medina de Marrakech. Un lugar lleno de vida, bullicio, ires y venires de comerciantes, puestos de venta, comida en la calle, color y, a menudo, sorpresas. Puro costumbrismo. Calles muy estrechas, laberínticas, con puertas que esconden un mundo de vecinos, de comunidad. Un lugar donde el ruido es constante. Donde, cuando paseas, de repente, tienes que apartarte por que pasa alguien con una carretilla sobrecargada que ocupa todo el ancho de la calle. Hay que meterse en un portal, corriendo si no quieres ser atropellado. Forma parte de la dinámica del tráfico.

4-marrakech-tienda-artesania-visit-morocco-com.jpg
Artesanía en Marrakech. Fotografía: visitMorocco.com
 

Jennifer Borch, coordinadora del programa de educación en el Comité de Refugiados e Inmigrantes de EE. UU., que ha vivido en Marrakech, Para The New York Times: “Es un lugar que no puedes comprender hasta que no vives en él”. Si levantas las vista, ves una mezquita, seguro. Las hay por todas partes. Desde ellas, 5 veces al día llaman a oración. Los 40º de temperatura se convierten en el envoltorio de la actividad.

4-marrakech-palmeral-camellos-visit-morocco-com.jpg
En las afueras de Marrakech. Fotografía: visitMorocco.com
 

En cambio, en el cercano desierto, frío por las noches. Todo es contraste. Jennifer Borch: “Tengo un billete para Marruecos en febrero; no estoy segura de poder usarlo todavía, pero me aferro a él con todo mi corazón”.

5.- Las Highlands, Escocia

Tierras y aguas indescriptibles. Extraordinarias. Nuestra primera anécdota: Muchos vehículos llevan plantas silvestres olorosas en el frontal coche. Una forma de ambientar el olor del aire allí por donde circulan. Bonita tradición. Otros llevan cardos, la flor nacional de Escocia. Las plantas aparecen en gran medida en el folclore escocés, en canciones y en poesías. Estamos, por tanto, en un entorno donde lo que prima es la fuerza de la naturaleza.

5-highlands- tourism-of-scotland-1.jpg
Fotografía: Visit Scotland. Autor: Kenny Lam.
 

Después de la nuestra, vamos a la primera anécdota de Morgan Charles, contada a The New York Times: “Las Tierras Altas de Escocia cambiaron mi percepción de mi propio país. Crecí en West Sussex, en la costa sur de Inglaterra, pero realmente no tuve la oportunidad de explorar la región hasta 2017”. Realmente, en las Highlands impactan las montañas y su reflejo en las aguas de los lagos.

5-highlands- tourism-of-scotland-3.jpg
Frente al Lago Lomond. Fotografía: Visit Scotland. Autor: Kenny Lam.
 

El verde, el azul, las puestas de sol, el curioso y peludo ganado, que observa al visitantes sin inmutarse. “Tan pronto como podamos viajar de nuevo con seguridad, Highlands será uno de los primeros lugares a los que iré. Cogeré el Caledonian Sleeper hasta Inverness, visitaré el Parque Nacional Cairngorms y me alojaré en The Fife Arms. Iré a las destilerías de whisky de la isla de Jura y daré largos y tempestuosos paseos bajo la lluvia”, Morgan Charles, alguien que vive en Somerset, Inglaterra, y trabaja en el departamento de seguridad corporativa de United Airlines”. 

5-highlands- tourism-of-scotland-2.jpg
En tren por las Highlands. Estación de Strathcarron. Fotografía: Visit Scotland. Autor: Paul Tomkins.
 

Nosotros, cuando podamos, también lo haremos Morgan.

6-ASUNCION-PARAGUAY-1.jpg
Asunción. Paraguay.
 

6.- Asunción, Paraguay

Arte, comida, mercados y gente, mucha gente. Vida incesante en la capital paraguaya. The New York Times: "Es un lugar al que ir si crees la parte más significativa de viajar es conocer gente". Abigail Williamson, para el NYT: “Bajar del avión en Asunción, la capital paraguaya, es como abrir un horno: el calor empaña tus vasos y el aire huele a humo de diésel y carnes asadas. Los coloridos autobuses que recorren la ciudad, donde viví durante dos años, inevitablemente tienen que reducir la velocidad debido a los árboles de mango y lapacho en las carreteras; la costumbre es pavimentar alrededor de ellos, en lugar de cortarlos”.

6-ASUNCION-PARAGUAY-FUENTE-THE-NEW-YORK-TIMES.jpg
Fotografía: the New York Times.
 

Paraguay es a veces visto como un lugar de transición entre las selvas tropicales de Brasil y las salinas bolivianas. Los mochileros tienden a omitirlo por sus vecinos más llamativos. Pero para mí, viajar no se trata de tomar fotografías de cosas famosas: se trata de la gente”. Nos está hablando de “un abrazo”. Abigail Williamson es profesora de inglés en Martha’s Vineyard en Massachusetts

7.- España: Camino de Santiago y Córdoba

En España, entre las 52 propuestas de The New York Times, se ensalzan dos experiencias muy distintas, 2 valores de la humanidad.

7-año-xacobeo-camino-de-santiago-pixabay.jpg
Fotografía: Pixabay.com
 

El Camino de Santiago

Hacemos el Camino de Santiago escuchando a Sam Michaux, que es de Minnesota y se mudó a Los Ángeles para escribir novelas y que cuenta al NYT: “Mi abuelo y yo hemos recorrido cuatro rutas juntos en el Camino de Santiago. Tiene 80 años y es católico; Tengo 35 años y soy escéptico. Nuestros paseos fueron oportunidades sin distracciones para que él me transmitiera la historia familiar y toda una vida de sabiduría, salpicada de corridas de toros y tapas”.

7-sarria-camino-de-santiagoo-1.jpg

Camino de Santiago: reto, disfrute, deporte… Cada cual asocia la experiencia a sus objetivos. Unos prefieren hacerlo solos. Otros prefieren ir con amigos, familiares. Unos optan por hacerlo tan metidos en sí mismos que ni tan solo se acercan a otros caminantes, esos con los que es muy fácil establecer relación durante el Camino. Pero lo que está claro es que hacer el Camino de Santiago tiene algo muy especial. El caso de Sam Michaux: “He repensado los trabajos, las relaciones y la dirección de la vida a lo largo de cientos de kilómetros. (…) Mi padre murió recientemente. Mi abuelo y yo esperamos volver al Camino el año que viene y caminar los últimos 100 kilómetros de la ruta francesa en su nombre”. 

7-catedral-santiago-de compostela.jpg
Catedral de Santiago de Compostela.
 

Desde que se encontraron los restos del Apóstol Santiago en Galicia, sobre el año 830, el Camino de Santiago es una ruta tradicional para peregrinos. Llegar a la Catedral de Santiago de Compostela es un sueño a cumplir o un deseo para muchos. En un año Xacobeo, como el 2021, aún es más único.

7-cordoba-arquitectura-morisca-mezquita.jpg
Arquitectura morisca en Córdoba. Mezquita. Fotografía: Pixabay.com.
 

Córdoba

“Degustando un puré de garbanzos, reconocí las técnicas del salmorejo, el puré cordobés al ajo de tomate y pan. Hay una coexistencia mágica de la cultura árabe, judía y cristiana en Córdoba, y la ciudad tiene más sitios declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO que cualquier otro. Fernando Moreno Reyes, director de marketing cordobés que vive en Madrid, al NYT.

7-cordoba-mezquita-techo.jpg
Fotografía: Pixabay.com.
 

En Córdoba hay Cultura “a lo grande”: majestuosos edificios, casas con patios interiores llenos de flores entre las que reina el geranio, pensados como zona de sombra en una ciudad en que el sol no tiene miramientos y las temperaturas son altas.

7-cordoba-ventanas-geranios-.jpg
Geranios en las ventanas, un clásico ornamental de Córdoba. Fotografía: Pixabay.com
 

Olores tan intensos que casi ofenden: flor de azahar y jazmín. En el suelo o en bellas macetas que se integran en la construcción.

7-cordoba-calle-calesa.jpg
Vida en una calle cordobesa. Fotografía: Pixabay.com.
 

Y alegría, cordialidad y hospitalidad a ritmo de flamenco. “Córdoba, una antigua ciudad donde la historia se puede tocar con las manos”. The New York Times 2021.
 

 

Comentarios de Facebook

Partners

Millet
Ara Lleida
Gran Canaria patronato de turismo
Visita Val D'Aran
FGC Turisme