menu arriba usuario

Miles de elefantes utilizados para el turismo se mueren de hambre en Tailandia

Mar, 28/04/2020 - 10:37
Miles de elefantes utilizados para el turismo se mueren de hambre en Tailandia
Foto: World Animal Protection (WAP).
World Animal Protection (WAP) alerta que 2.500 paquidermos necesitan desesperadamente alimentos y atención que no reciben a causa de la COVID-19.

El bloqueo de la COVID-19 amenaza a la población de elefantes cautivos de Tailandia, ya que los campamentos turísticos se han visto obligados a cerrar en medio del brote de coronavirus. La alerta la ha lanzado World Animal Protection (WAP), que ha lanzado una campaña para recaudar fondos para poder dispensar atención de emergencia a los animales, que necesitan desesperadamente alimentos.

En Tailandia, donde durante siglos los paquidermos han sido proclamados como símbolo nacional, ahora que los aeropuertos permanecen cerrados, la falta de turistas ha puesto en jaque a miles de cuidadores, que apenas si tienen para comer ellos y ahora, buscan la forma de alimentar a los más de cuatro mil elefantes hambrientos que hay en el país.
 

Al día de hoy, las leyes para proteger y preservar a los elefantes siguen siendo las mismas que en el año 1939. Aún hay personas que los utilizan como herramienta de trabajo para tala clandestina, pero la gran mayoría de paquidermos, se han convertido en las principales estrellas de zoológicos, parques y santuarios del país asiático, que sirven como gancho para atraer a millones de turistas.

Según World Animal Protection (WAP), al menos 85 campamentos en el norte de Tailandia han tenido que despedir personal y cerrar sus puertas. Aquellos que no lo han hecho están luchando para mantener a sus elefantes alimentados y atendidos, y los cuidadores recurren a la recolección de malezas y forraje para que los animales coman.

WAP estima que 2.500 elefantes pueden verse afectados, cada uno de los cuales requiere hasta 880 libras de pastos, ramas de árboles y otras plantas para alimentarse al día.

Miles de elefantes viven en cautiverio para brindar entretenimiento a los turistas, que a menudo viajan a lugares como Tailandia y Bali para tener la oportunidad de conocer de cerca y de manera personal a los hermosos animales.

Ahora, dependen completamente de la atención que reciben en estos recintos, y sin el ingreso de dinero, se ven privados de comida y la atención adecuada.

Para empeorar las cosas, Tailandia está entrando en su período más seco y caluroso del año, dejando a los elefantes con menos acceso al follaje natural que de otro modo serían capaces de alimentar como fuente de alimento.


Se estima que un elefante puede comer el 10% de su peso corporal cada día; eso son 400 kg de hierba, hojas, frutas y verduras, y mucho de esto tiene que comprarse y transportarse hasta donde se encuentra. Así pues, casi 120 dólares alimentar a un elefante durante una semana, y eso es antes de tener en cuenta los suplementos, medicamentos, tarifas veterinarias y costos de funcionamiento del lugar donde se alojan.

Tampoco es solución volverlos a dejar libres, porque según WAP, “estos elefantes ya han pasado por mucho, y ahora están en una situación en la que dependen totalmente de los humanos, no pueden volver a ser liberados en la naturaleza porque han estado en cautiverio durante demasiado tiempo y muchos han sido criados allí. Tenemos que asumir la responsabilidad de estos elefantes cautivos, por eso necesitamos ayuda con urgencia”.

Y una reflexión para el futuro: “la situación en la que nos encontramos en este momento es que debemos poder ofrecer atención de emergencia a corto plazo para los elefantes que ya están en cautiverio. A más largo plazo, debemos analizar realmente la forma en que usamos los animales en la industria del turismo”.

Mientras tanto, es vital que la organización pueda recaudar fondos, para ofrecer la atención de emergencia necesaria para mantener vivos a los elefantes durante lo que solo puede describirse como tiempos de prueba para todos.

Comentarios de Facebook