menu arriba usuario

El tren cremallera de la Vall de Núria, el más joven de España, cumple 90 años

Mar, 30/03/2021 - 22:10
El tren cremallera de la Vall de Núria, el más joven de España, cumple 90 años
Uno de los clásicos trenes del Cremallera llegando a la Vall de Núria (Foto: Gencat.cat / Carles Salmerón, 1980).
Con el de Montserrat, 39 años más viejo, son las únicas líneas ferroviarias de tren cremallera existentes en el país.

El 22 de marzo de 1931, Ferrocarrils de Muntanya de Grans Pendents (FMGP) inauguraba el tren cremallera de Núria, la línea ferroviaria que conecta Ribes de Freser con Queralbs y el Valle de Nuria, en el Ripollès, Girona.

En aquella época, era el único medio de transporte para llegar al santuario de Núria, donde hasta entonces sólo se podía acceder a pie -en una caminata de 1-3 horas- y con caballería.

Noventa años después, el cremallera sigue siendo el transporte del valle por excelencia y el único medio para acceder a la estación de montaña de Vall de Núria.

Junto con el de Montserrat -inaugurado el 6 de octubre de 1892 -, son también las únicas líneas ferroviarias de tren cremallera existentes en España, aunque próximamente podría construirse una más para dar servicio en los Lagos de Covadonga, en Asturias.

El tren cremallera de Núria celebra sus 90 años convertido en uno de los iconos característicos del valle y de la comarca del Ripollès.

Su construcción se consideró necesaria cuando a principios del siglo XX, se detectó un aumento del número de peregrinos que visitaban el Santuario de Núria y el crecimiento de los deportes de invierno.

cremallera
La estación de Vall de Núria los primeros días de funcionamiento del nuevo Cremallera (1931). (Foto: Gencat.cat)



La línea entró en funcionamiento el 22 de marzo de 1931, a cargo de la compañía Ferrocarrils de Muntanya de Grans Pendents. La inauguración debía contar inicialmente con el rey Alfonso XIII, quien no pudo asistir debido a la inestabilidad política, que culminó con su exilio y con la proclamación de la Segunda República.

Las malas condiciones políticas de la época no resultarían nada beneficiosas de cara a la explotación de la línea; la II República Española hundiéndose, la crisis económica, la Guerra Civil y la posguerra acabarían por decidir el futuro del cremallera.

Por ende, algunas inundaciones causaron graves desperfectos que tardarían algunos años en ser reparados.

A partir de los años sesenta, con el boom turístico por todo el país y las peculiaridades del tren cremallera, la situación de la línea empezó a mejorar. Pero llegaba tarde; las instalaciones de la línea habían quedado significativamente deterioradas por el paso del tiempo y requerían una renovación integral que la compañía no podía asumir.

Esta situación quedó solventada cuando Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC) asumió la gestión en 1986, lo que propició un amplio proceso de modernización que supuso la llegada de nuevo material móvil y la modernización de las instalaciones. Se pusieron en servicio cuatro nuevos automotores, se modernizaron las locomotoras y los coches de viajeros, se construyeron los talleres y se sustituyeron las vías.

Más tarde, se construyó la nueva cochera de Ribes-Enllaç, se remodeló la estación de Queralbs, entró en servicio el nuevo túnel del Roc del Dui y se adquirieron nuevos automotores.

cremallera
El tren Cremallera atraviesa un paisaje nevado en su trayecto hacia la estación de Vall de Núria. (Foto: Gencat.cat)



Entre las actuaciones más recientes realizadas en la línea del cremallera destacan la renovación y adecuación de las estaciones de Queralbs y Ribes-Vila y la adquisición de una nueva locomotora híbrida, dos coches de viajeros y dos remolques intermedios; así como la renovación de parte de las vías y la sustitución de catenarias e instalaciones eléctricas más antiguas.

El año pasado se puso en funcionamiento un nuevo sistema de venta de billetes en línea y, desde el verano, el trayecto en cremallera cuenta con una audioguía gratuita que, mediante contenido audiovisual innovador, ofrece a los pasajeros historias inéditas, imágenes históricas y curiosidades de las montañas y del entorno a través de una aplicación móvil.

El tren Cremallera de Núria, que anualmente recibe más de 280.000 visitantes, realiza una travesía de 12,5 km y supera un desnivel de 1.000 metros en 40 minutos. Durante su recorrido pasa por las estaciones de Ribes-Enllaç, Ribes-Vila, Queralbs y Núria.

El tren cremallera es un medio sostenible que no produce emisiones de CO₂ a la atmósfera, ya que su consumo eléctrico proviene de energía solar. Este aspecto, junto con el proyecto de instalación de un sistema de energía geotérmica como fuente energética de los edificios que forman el complejo de Vall de Núria, hacen que se preserve el entorno y el medio ambiente del valle.

Ahora, coincidiendo con su 90 cumpleaños, se realizará una exposición conmemorativa sobre la historia del tren Cremallera que se podrá visitar a partir del mes de junio y se inaugurará oficialmente por San Gil, patrón de la Vall de Núria.

 

Comentarios de Facebook

Partners

Millet
Ara Lleida
Gran Canaria patronato de turismo
Visita Val D'Aran
FGC Turisme