menu arriba usuario

¿Cómo será el verano del COVID-19? Con turistas nacionales y sin extranjeros

Vie, 17/04/2020 - 21:52
¿Cómo será el verano del COVID-19? Con turistas nacionales y sin extranjeros
¿Playas vacías en pleno verano? Solo el tiempo lo dirá. (Foto: Turismo La Ràpita)
¿Podremos ir de vacaciones? Todavía no hay nada claro pero la Comisión Europea ha efectuado algunas recomendaciones.

Hemos pasado la Semana Santa encerrados en casa por la crisis del coronavirus y muchos ya dan por perdida la primavera y empiezan a pensar en el verano. Tantas semanas del confinamiento por el coronavirus han provocado que se desaten las dudas sobre las vacaciones más esperadas del año.

¿Podremos irnos de vacaciones? Todavía no hay nada claro pero la Comisión Europea ha recomendado que no se haga todavía ninguna reserva.

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, explicó hace unos días cómo iba a ser la vuelta a las playas este verano en España, sosteniendo que en el Gobierno están planteándose diferentes escenarios para cuando se levante el confinamiento y los españoles puedan disfrutar de la costa en verano.

Habrá que guardar la distancia de seguridad en la playa para evitar contagios de coronavirus, manteniendo una distancia de dos metros. Una medida efectiva porque se evita el contagio, pero complicada de poner en marcha ante la afluencia que suele haber en los destinos de costa españoles durante el verano.

Habrá que olvidarse de las imágenes que muestran las playas abarrotadas y de los paseos en grupo, porque también aquí se tendrá que guardar esa distancia social.

Los hoteleros están deseando abrir sus puertas, lo cual -en el mejor de los escenarios- será como muy pronto a partir del mes de junio, aunque tendrán que cerrar las zonas comunes y evitar aglomeraciones de clientes.

Habrá que ver como afecta el post-coronavirus a los deportes de agua. (Foto: Turismo España)

Ir a la playa por turnos, desplazarse en medios de transporte al 30% de su capacidad y cerrar fronteras tanto de entrada como de salida son otras de las medidas que estudia el Gobierno.

"Si el consumidor turístico se tiene que mover entre medidas de control estrictas, será prudente", advierte Joan Miquel Gomis, profesor de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC, en declaraciones a El Nacional.

Pablo Díaz, también profesor de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC, sitúa la mejora al final del verano, momento en que algunos países europeos abrirán las fronteras. Se espera que las fronteras continentales sean el último paso, una vez la situación de las europeas se haya normalizado.

El turismo tiene un gran peso en la economía española gracias al crecimiento imparable de la llegada de viajeros extranjeros, que tocó un nuevo máximo al cierre de 2018 con 82,8 millones de turistas.

La aportación al PIB y al empleo de España tocó techo en 2018, con 191.000 millones (un 15% del PIB) y ya triplica la contribución de otro sector vital como la automoción, con 60.000 millones y un 5% del PIB.

Para este 2020, en cambio, se prevén datos fatídicos. Queda claro que si las fronteras están cerradas, una parte muy significativa de estos turistas no podrá volver y "habrá que ver si el turismo interior puede sustituir la demanda", considera Gomis, director del programa de Turismo de la UOC.

¿Pero si el turismo nacional es la única opción viable para hacer vacaciones durante este verano tan singular, podría ser que los precios se incrementaran? "No es previsible un aumento de precios", considera Gomis. Al contrario, para empezar a atraer la demanda, significativamente más baja que la de años anteriores, tenderán a abaratarse.

Habrá una demanda baja, a causa de una crisis sanitaria que comporta una crisis económica, con pérdidas millonarias en lugares de trabajo. Según el ministerio de Trabajo, son 888.597 los puestos de trabajo destruidos en España desde el 12 de marzo a consecuencia de la crisis del coronavirus.

panticosa
El turismo de montaña nacional podría tener un "boom" este verano en función de las restricciones. Foto Aramón Panticosa


Así las cosas, según los expertos, el turismo volverá a un escenario parecido al de los años setenta, "en los que las familias se desplazaban en sus propios automóviles y, sobre todo, hacia apartamentos de veraneo".

En cualquier caso, parece que el coronavirus tendrá consecuencias en la confianza de los turistas y es previsible que a corto y medio plazos los viajes de larga distancia se reduzcan después de la pandemia.

Italia, China, los Estados Unidos o España son algunos de los países más afectados por esta crisis, pero también son los estados que reciben a más turistas del mundo.

Todavía hay muchas dudas sobre el futuro del sector aéreo posterior a la crisis: medidas de distanciamiento entre asientos, aeronaves operando con menos pasajeros, desinfección de cabinas después de cada vuelo... El pasaporte vírico también es una de las opciones que hay encima de la mesa.

En cualquier caso, aún es pronto para especular, pero la crisis del coronavirus ha desatado las dudas sobre el verano en todo el mundo: ¿podremos irnos de vacaciones?

Comentarios de Facebook