menu arriba usuario

¿Quieres recorrer los Picos de Europa sin perderte lo esencial?

Mié, 12/08/2020 - 18:20
Picos de Europa desde la majada de Tebrandi. Asiego.
Picos de Europa desde la majada de Tebrandi. Asiego. Cabrales. © Turismo Asturias. Autor: Mampiris
Majestuosas montañas cerca del mar, lagos, ríos, inmensas majadas, pueblos con encanto… ¿Sugerencias? Senderismo, BTT, vistas panorámicas en coche… o un combinado. Paso a paso y, como elogio a su gastronomía, ¿por qué no?, también queso a queso.

El Parque Nacional de los Picos de Europa está formado por 3 tres macizos montañosos situados en la parte central de la cordillera Cantábrica y contiene las cimas más altas del Cantábrico. Se divide en 3 macizos: el Occidental o Cornión que fue el primer parque nacional español, creado en 1918 y que se llamó “Parque Nacional de la Montaña de Covadonga”, el Central o de los Urrieles, y el Oriental o de Ándara. Este Parque Nacional, de 67.000 hectáreas, es el tercero más visitado de toda España. Se encuentra entre las comunidades de Asturias y Cantabria y la provincia de León. 

picos-de-europa-naranjo-de-bulnes-©-turismo-asturias-jose-ramon-garcía.jpg
Picos de Europa. © Turismo Asturias. Autor: José Ramón García
 

Es una tierra llena de contrastes. Por una parte: inmensidades como los propios Picos o sus prados; por otra: rincones y pequeños detalles, de postal, de tradición. Es uno de esos lugares que te hacen decir: “No te lo puedes perder” y en el que descubres lo más insólito y genuino cuando te pierdes por él.

De lugar “único” a reserva de la biosfera

  • En 1918, se reconoció el "Parque Nacional de la Montaña de Covadonga, el macizo de Peña Santa" por ser un lugar “único”.
  • En 1995, a partir del establecimiento de un modelo de gestión que aseguraba la conservación de sus valores naturales y el desarrollo para sus pobladores, las Cortes Generales españolas aprueban la declaración del Parque Nacional de los Picos de Europa.
  • En 2003 la UNESCO reconoce el valor natural de los Picos de Europa. 
  • Actualmente el Parque Nacional de Picos de Europa es Reserva de la Biosfera.
     

mapa-recorrido-picos-europa.jpg

El recorrido esencial y sus imprescindibles

Por este orden, recorreremos: Cangas de Onís, Covadonga, Poncebos, Garganta del Cares y Potes. En ellos y entre ellos: magia paisajística, rincones inimaginables y la posibilidad de un “sin parar” para todo tipo de visitante. Eso sí, el visitante tiene que ser amante de la naturaleza porque la zona de Picos es naturaleza pura.

hayedo-de-palomberu-picos- de-europa-©-turismo-asturias-julio-herrera- menéndez.jpg
Hayedo de Palomberu. © Turismo Asturias. Autor: Julio Herrera Menéndez
 

Aparte de eso: familias, montañeros, paseantes… Ávidos de la actividad física y ávidos del descanso o ávidos de un poco de cada. Sea cuál sea el caso, habrá un elemento común: la gastronomía. Es una zona que: “SÍ quieres que te la den con queso” porque, con Denominaciones de Origen Protegida bien merecidas, en la zona de Picos de Europa, quesos encontramos allí donde vayamos.

cangas-de onis-2-©-turismo-asturias-alejandro-lópez.jpg
Cangas de Onís.  © Turismo Asturias. Autor: Alejandro López
 

Cangas de Onís

Iniciamos el recorrido en Cangas de Onís e iremos hacia el Parque Nacional de los Picos de Europa. La población está atravesada por el río Sella, un río costero que nace en los Picos de Europa y va a desembocar al mar Cantábrico. Es corto, bravo y precioso. Además, es uno de los ríos salmoneros más importantes de España. Dejemos que a Cangas la definan desde Asturias: “Regia e histórica, montañosa y montañera, comercial, ribereña, tierra de pastoreo y ganado, de mercado, de buenos quesos y mejor cocina, testigo de la historia. Así es Cangas de Onís”.

vista-de-cangas-de-onis-desde-el-puente-romano-©-turismo-asturias-mampirisjpg.jpg
Cangas de Onís. Turismo Asturias. Autor: Mampiris
 

En la vida de Cangas de Onís está presente la cercanía de la montaña y no solo porque desde ahí puede verse si no porque, en sus calles, es habitual ver montañeros que se han fijado uno u otro reto en Picos y están de paso. Objetivo: ascensión. También porque hay muchas tiendas con material de montaña por si a alguien necesita o se enamora de algo. E incluso porque los que están oliendo y degustando los extraordinarios quesos de Picos de Europa están ante un producto que tiene ese sabor, en parte, porque proviene de la leche de cabras, vacas u ovejas que han pastado en majadas de altura

majada-de- soñin-onis-©-turismo- asturias-juanjo- arrojo.jpg
Majada de Soñín. Onís. © Turismo Asturias. Autor: Juanjo Arrojo
 

Si es domingo, día de mercado semanal, habrá quién esté disfrutando de la oportunidad de conocer la gran variedad de productos artesanos que se venden en Cangas provenientes de los pueblos y “caserías” de los alrededores.

puente-medieval-de-cangas- de-onis-©-turismo-asturias- albornoz-y-asociados.jpg
FOTO Puente romano de Cangas de Onís. Formaba parte de la originaria calzada romana. © Turismo Asturias. Autor: Albornoz y Asociados
 

En Cangas de Onís se respira actividad, ires y venires. La de los que, plano en mano o siguiendo las indicaciones del GPS buscan el rincón más bucólico o quieren saborear otro tipo de cultura, la más histórica y, por eso, se dirigen hacia el puente ojival sobre el río Sella. Es el puente medieval, “Puente romano”, una de las imágenes más fotografiadas de Asturias. 

cruz-de-la-victoria-del-puente-romano-de-cangas-©- turismo-asturias- mampiris.jpg
Del arco del puente, el “Puenton”, cuelga una reproducción de la Cruz de la Victoria, cuyo original se guarda en la Cámara Santa de la Catedral de Oviedo. © Turismo Asturias. Autor: Mampiris
 

La Cruz recuerda la victoria cristiana sobre los musulmanes en la batalla de Covadonga y simboliza “protección ante el enemigo”. Una de las inscripciones de su reverso dice: “Quienquiera que pretendiera arrebatar este don nuestro, así perezca por el rayo divino”.

Otros de los paseantes preguntan por el Mirador de Següencu porque, probablemente, algunos de los hospitalarios 4.500 habitantes de Cangas ya les hayan contado que la panorámica sobre los Picos de Europa avistable desde ahí es insuperable. Así pues, Cangas de Onís es tierra de paso hacia la meseta. Hacia el macizo de las Peñas Santas o del Cornión, el occidental, que es el más visitado. Extraordinario primer paso del recorrido.

covadonga-©- turismo-asturias- alejandro-lopez.jpg
Covadonga. © Turismo Asturias. Autor: Alejandro López
 

Covadonga

Desde Cangas de Onís, reemprendemos ruta y nos vamos a Covadonga. Está a solo 9km. de distancia. Para hablar de Covadonga, podemos elegir entre destacar su valor histórico porque fue el primer reino cristiano peninsular y, a partir de ahí, reinados, luchas, conquista y reconquista. O bien, podemos optar por su valor espiritual, ya que es referente de devoción mariana. O podemos decantarnos por la Covadonga natural, de gran diversidad y belleza a lo que se ha unido el esfuerzo por preservarla. Pero la primera vista de Covadonga, cuando te acercas a ella, no te permite optar. ¿Historia, espiritualidad, naturaleza…? Simplemente, te impacta. Seguro que es por el eco de todo. Una maravilla.

santa-cueva-de-covadonga-©-turismo-asturias- juanjo-arrojo.jpg
La Santa Cueva de Covadonga (siglo XII). Contiene una pequeña capilla con la Virgen de Covadonga, patrona de Asturias, y la tumba de Don Pelayo, que venció a los musulmanes en la famosa batalla de Covadonga. © Turismo Asturias. Autor: Juanjo Arrojo
 

Lo primero que se ve al entrar en Covadonga es la Peña del Auseva. Entre el espeso arbolado, está la Santa Cueva casi colgada de la roca. Debajo de ella, una cascada de aguas cristalinas. Según cuenta la tradición, fue la Virgen quien ayudó a Don Pelayo a conseguir esa victoria, considerada la primera de la Reconquista de España.

explanada-de-la-basilica-de-covadonga-©- turismo-asturias- camilo- alonso-.jpg
Basílica de Santa María la Real de Covadonga (finales siglo XVIII). En su interior, se encuentran: la pintura de Luís de Madrazo, Don Pelayo en Covadonga; La Anunciación de Vicente Carducho; y, detrás del altar, una réplica de la Cruz de la Victoria (la original está en Oviedo). © Turismo Asturias. Autor: Camilo Alonso
 

La Basílica de Santa María la Real de Covadonga está construida en piedra caliza rosa y, como dicen los lugareños, brilla incluso en los días más grises

En el exterior, ahora, la mirada se dirige hacia arriba. Hay que conocer los lagos de Covadonga, el Enol y La Ercina. Desde Covadonga, para llegar al lago de Enol (el primero) hay que recorrer 10 Km de una carretera que salva 680m de altura, con pendiente próxima al 7%. 

lago-enol- mirador-entrelagos-picos de-europa © turismo-asturias- autor-julio-herrera-menéndez.jpg
Lago Enol. © Turismo Asturias. Autor: Julio Herrera Menéndez
 

Una vez ante el Enol, estaremos a 1.070m de altura entre el pico Mosquital (1268m), la Porra de Enol (1274m) y el Cerro de Sobornín (1183m). En medio, el lago, de un color verde esmeralda oscuro e intenso.

A unos 600m del Enol, está el lago La Ercina. Es más pequeño y menos profundo (máximo 3m). Está a 1.108 msnm e, igual que el Enol, su origen es glaciar. Ambos lagos están separados por la Picota de Enol, donde está el mirador Entrelagos o de La Picota. Desde ahí, respiramos profundo y admiramos.

mirador- entrelagos-lago- enol-lago-la-ercina- ©-turismo-asturias-julio-herrera-menéndez.jpg
Vista desde el Mirador Entrelagos o de La Picota. Los lagos de Enol y La Ercina están en una zona en que el senderismo es muy popular y accesible. A 12 km del Santuario de Covadonga© Turismo Asturias. Autor: Julio Herrera Menéndez
 
lago-ercina-©- turismo-asturias-turism-asturias-.jpg
Lago La Ercina. © Turismo Asturias. Autor: Turismo Asturias
 

Es una media montaña muy atractiva para la práctica de senderismo parten caminos hacia otros miradores como el del Rey o el de Ordiales y también hasta las Peñas Santas de Enol y la de Castilla (2596m).

queso-gamoneu-picos-de-europa.jpg
Queso Gamonéu. Una de las variedades de queso asturiano más antiguas y sabrosas, que sabe a leña y a las cuevas en las que madura, y que combina colores azulados, rojizos y verdosos.
 

En verano, aquí pastan las vacas casinas y las ovejas lachas, que tienen mucho que ver con el queso Gamonéu de la zona. Este queso se elabora con leche de vaca, cabra y oveja o bien combinando solo dos de estos tipos de leche. Como dicen, el Gamonéu: un queso de los colores del Parque Nacional de Picos de Europa.

cabaña-pastores-interior-onis-©-turismo-asturias- pelayo- lacazette.jpg
Interior cabaña de pastores. © Turismo Asturias. Autor: Pelayo Lacazette
 

Estamos en zona de pasto alto, con majadas, con cercas de madera o de piedra (cuerres) y con huellas de trabajo humilde y entregado.

ganadería-Onis -©-turismo-asturias-pelayo-lacazette.jpg
Ganadería. Onís. © Turismo Asturias. Autor: Pelayo Lacazette
 

Poncebos

De queso a queso.

queso-cabrales-cueva-maduracion-fotografia-dop-cabrales.jpg
El excelente queso de Cabrales madura en cuevas naturales con una humedad relativa del 90% y a una temperatura de entre 8 y 10 durante de 2 a 4 meses. Fotografía: DOP Cabrales
 

Ahora llegamos a la zona del queso de Cabrales. Río Gueña arriba, por Onís, se llega hasta al concejo con el mismo nombre que el queso, Cabrales. Aquí, el río importante es el Cares

queso-cabrales-corte-fotografia-dop-cabrales.jpg
Queso de Cabrales. Fotografía: DOP Cabrales
 

Las condiciones ambientales en que madura el cabrales provocan la proliferación de ese moho que lo caracteriza. Lo elaboran los ganaderos con leche cruda de vaca o con mezcla de dos o tres clases, entre vaca, oveja y cabra.

Picu-Urriellu-naranjo-de-bulnes-©- manuel-s- calvo.jpg
Naranjo de Bulnes o Picu Urriellu. Su silueta en forma de tótem es visible en todo momento desde el macizo central. Es el emblema de Picos de Europa. © Turismo Asturias. Autor: Manuel S. Calvo
 

Nos acercamos al totémico Naranjo de Bulnes. Una de las imágenes que encandilan y más se le asocian es la de escaladores colgados en la cara oeste del Naranjo de Bulnes (2519m). Deportistas que se han marcado el reto de escalar esta pared vertical de 500m y, dada su longitud, tienen que pasar la noche pendiendo en el muro.

rio-cares-cabrales-©-turismo-asturias- mampiris.jpg
Río Cares. Cabrales. © Turismo Asturias. Autor: Mampiris
 
Puente sobre río Cares_Cabrales © Turismo Asturias - David Cachón - Wallride Magazine.jpg
Peunte sobre el río Cares. © Turismo Asturias. Autor: David Cachón. Walride Magazine
 

De Arenas de Cabrales a Poncebos: Remontamos el río Cares durante unos 6km y llegamos a Poncebos. Ahora accederemos al macizo, a la Peña, que es como le llaman los lugareños. Vamos a Bulnes. Podemos hacerlo a través del interior de la Garganta del Cares (Canal del Texu), o bien en el funicular de Bulnes.

A pie: Desde el puente de la Jaya, se sigue el recorrido del canal del Texu. El camino, en zig-zag, va salvando desnivel. Siempre junto al arroyo, que igual que las extraordinarias panorámicas nos acompañan en todo el recorrido. Y puede que nos acompañe alguien más: alguna cabra de las que no dudan en subir saltando y a las que no les importan las piedras sueltas que abundan en el camino. Al finalizar la subida por el canal, nos encontramos con la salida del funicular. 

cabra-en-la-teresnosa-cabrales-©-turismo-asturias-autor-turismo-asturias.jpg
Cabra en la Teresnosa. Cabrales. © Turismo Asturias. Autor: Turismo Asturias
 

Si hemos subido en el funicular, en 7 minutos, habremos ascendido los 402m. El paisaje habrá cambiado súbitamente. Espectacular. Allí nos encontraremos con los que han subido a pie y solo nos quedará un agradable paseo llano para llegar a Bulnes, una aldea en plena montaña con solo unos 30 habitantes por la que, históricamente, han pasado montañeros para coronar el Pico Urriellu, el anaranjado. Antes de que se construyera el funicular (2001), la única forma que tenían los habitantes de Bulnes para acceder desde el valle a sus casas o a la inversa era recorriendo el camino del canal del Texu. Para ellos, antes, una necesidad. Para los visitantes, una excursión (de unas 2 horas) de las más populares en la zona.

Bulnes_2 © Turismo de Asturias - Manuel S. Calvo.jpg
Bulnes. Cabrales. Autor: Manuel S. Calvo
 

Bulnes es bucólico. Casas de piedra adornadas con flores en sus ventanas para que su color ilumine aún más el paisaje presidido por las impresionantes montañas de caliza. En Bulnes hay bares muy preciados por su gastronomía y su sidra artesana. Lugares donde conversar, reír y trazar nuevas rutas.

Bulnes-picos-de-eurropa
Bulnes. Cabrales. Autor: Mampiris
 
Bulnes_1 © Turismo de Asturias - Mampiris.jpg
Bulnes. Cabrales. Autor: Mampiris
 

Bulnes no es la única aldea que se ha beneficiado del funicular. Sotres, por ejemplo, es otra de las aldeas que estaban aisladas antes de su construcción.

vista-panoramica-sotres-cabrales-© -turismo-asturias-mampiris.jpg
Sotres, el pueblo más alto de Asturias (1050 msnm). El aislamiento geográfico hasta la construcción del funicular mantuvo tradición y paisaje inalterados. © Turismo Asturias. Autor: Mampiris
 

Garganta del Cares

Esta garganta separa los macizos Oeste y el Central. La ruta de ida y vuelta entre los pueblos de Poncebos (Asturias) y Posada de Valdeón (León) es de unos 24 km. 

desfiladeroo-del-cares-cabrales-©-turismo-asturias-albornoz-y-asociados.jpg
Desfiladero del Cares. © Turismo Asturias. Autor: Albornoz y Asociados
 

A la ruta del Cares se la llama también la de la Garganta Divina, en parte por su belleza botánica. Es una espectacular senda en un no menos espectacular entorno. Sigue el profundo desfiladero que el curso del río Cares ha tallado en el macizo y atraviesa montañas por paredes verticales y cruza túneles y puentes. En todo momento, se ve el río Cares, el fiel compañero de ruta.

ruta-del-cares-1-cabrales-©-miki-lópez.jpg
Ruta del Cares. © Miki López
 
ruta-del-cares-2-©-manuel-villarroel.jpg
Ruta del Cares. © Manuel Villarroel
 

El camino discurre a poca altura. Así se resguarda del clima extremo de las zonas altas. Esta característica junto a la moderación de su desnivel, hacen que sea ideal para practicar senderismo.

ruta-del-cares-3-© -manuel-s- calvo.jpg
Ruta del Cares. © Manuel S. Calvo
 
ruta-del-cares-rebaño-©-turismo-asturias-turismo-asturias.jpg
Ruta del Cares. Uno de los caminos pedestres más bellos y recorridos del norte de España.
© Turismo Asturias. Autor: Turismo Asturias
 
potes.picos-de-europa-cantabria.JPG
Potes. © Turismo Cantabria
 

Potes

Ahora estamos en Cantabria. Potes es un punto central para el valle de Liébana

valle-de-liebana-turismo-cantabria.jpg
Valle de Liébana. © Turismo Cantabria

 

potes-calle-picos-de-europa.JPG
Calle de Potes.  © Turismo Cantabria
 

Un río vuelve a ser el protagonista. En este caso, el Deva que, con los años, ha ido excavando el desfiladero de la Hermida

desfiladero-de-lahermida-turismo-cantabria.jpg
 Desfiladero de la Hermida. Acceso principal al macizo oriental, el de Ándara. © Turismo Cantabria
 

En la entrada del valle, se erige, imponente, la iglesia Santa María de Lebeña. Está rodeada por viñedos, que dan excelentes frutos gracias al microclima que influye en la zona. A continuación, nos encontraremos en Potes, presidido por la Torre del Infantado. (siglo XV), su emblema arquitectónico.

ermita-de-santa-maría-de-lebeña-tuirsmo-cantabria-
Iglesia mozárabe de Santa María de Lebeña (siglo X), el principal monumento prerrománico de Cantabria y uno de los más importantes de estilo Mozárabe. © Turismo Cantabria
 

Y aquí volvemos a oler a queso. En este caso, los ahumados de Aliva y Lebeña y el picón de Treviso

Queso Pi¢n Bejes Tresviso.JPG
© Turismo Cantabria
 
santo-toribio-de-liebana-turismo-cantabria.jpg
Santo Toribio de Liébana. Alberga obras de Beato de Liébana como “Comentarios al Apocalipsis” (uno de los básicos en las bibliotecas medievales); así como la reliquia de Lignum Crucis, que dicen que es el trozo más grande conocido de la cruz en que murió Jesucristo. © Turismo Cantabria
 

A unos 3 km, en el municipio de Camaleño, a 410 msnm y en la ladera norte de la sierra de la Viorna, se alza el monasterio franciscano de Santo Toribio de Liébana. A comienzo de cada Año Jubilar Liébano (cuando la festividad del patrón, el 16 de abril, cae en domingo), abre su puerta para recibir a los peregrinos. 

El monasterio de Santo Domingo de Liébana fue declarado Monumento Nacional en 1953 y, junto con Jerusalén, Roma, Santiago de Compostela y Caravaca de la Cruz es uno de los lugares santos del cristianismo. Junto al monasterio, se encuentran la Cueva Santa, de estilo prerrománico, las ruinas del Santuario de Santa Catalina, la Ermita de San Juan de la Casería (siglo XVI) y la Ermita de San Miguel (siglo XIII).

acceso-a-telecabina-fuente-de-turismo-cantabria.JPG
Acceso al teleférico de Fuente Dé. © Turismo Cantabria
 

Y, de nuevo, alturas y plena montaña que no podemos dejar de visitar: Fuente Dé, donde nace el río Deva, en pleno corazón de los Picos de Europa. 

teleferico Fuente Dé Picos de Europa
Desde el teleférico de Fuente Dé
 

Podemos ir en el teleférico que une la localidad de Fuente Dé con el Mirador del Cable. Salva un desnivel de 753m y sitúa al viajero a 1823 msnm en tan solo 4 minutos. Este teleférico fue inaugurado en 1966 y enseguida se convirtió en motor económico de la comarca atrayendo turismo.

Desde el Mirador del Cable, la vista abismal sobre el Circo de Fuente Dé, valles y crestas que son reto y leyenda constituye un verdadero espectáculo. Se pueden admirar todas las cumbres inmediatas del Macizo Central de los Picos de Europa, así como las más lejanas de la Cordillera Cantábrica.

Los Picos de Europa, se admiren desde donde se admiren y sea la hora del día que sea, son una verdadera maravilla.

vistas-al-atardecer-del-macizo-occidental-de-los-picos-de-europa-©-turismo-asturias-juanjo-arrojo.jpg
Vistas al atardecer del macizo occidental de Picos de Europa. © Turismo Asturias. Autor: Juanjo Arrojo
 

Enlaces de interés: 

 

Comentarios de Facebook

Partners

Millet
Ara Lleida
Gran Canaria patronato de turismo
Visita Val D'Aran
FGC Turisme