menu arriba usuario

¿Cómo se viven los “días sin día” de la “noche polar”?

Vie, 27/11/2020 - 09:12
Aurora boreal en Finlandia. Fotografía: VisitFinland. Autor: Makus Killi
Aurora boreal en Finlandia. Fotografía: VisitFinland. Autor: Makus Killi.
En el invierno del Círculo Ártico, la noche dura meses. Los termómetros marcan más de 20º negativos y la oscuridad desprende un brillo gélido deslumbrante, pero la vida sigue.

Si la naturaleza tiene caprichos, uno de ellos se plasma en el invierno ártico. Para el visitante es una imagen mágica de esta estación, para los habitantes es mucho más. Consideran que es momento de encontrar el equilibrio con la vida. En torno a los meses oscuros, emergen rituales ancestrales, intentos de leer las señales de la naturaleza y considerar que quien encuentre el equilibrio de convivencia con ese oscuro invierno, hallará una recompensa. El reto no es fácil.

visit-finland-Markus-Killi.jpg
Fotografía: VisitFinland. Autor: Makus Killi.
 

La naturaleza nunca está tan hermosa como durante las gélidas temperaturas del invierno, cuando la escarcha lo cubre todo. Parece como si ahí, el mundo se hubiera quedado inmóvil. Pero no es así. La actividad sigue, aunque marcada día a día por la meteorología. Una posible tempestad; el viento; o una bajada a -50º, por ejemplo, marcan la dinámica de días, semanas y meses. El parte meteorológico diario indica qué se podrá hacer y qué no en esa jornada. Y eso incluye ir a la escuela, ir al trabajo, ir a la compra… En definitiva, salir de casa y hacer vida más o menos "normal".

Utqiagvik-la-población-de-alaska-que-no-verá-el-sol-hasta-el-23-de-enero.2021.jpg
Utqiagvik, población de Alaska que no verá el sol durante 66 días. Fotografía: National Weather Service Fairbanks. AK.
 

Utqiagvik, el pueblo de Alaska, en que el inicio de su “noche polar” es noticia cada año

La localidad de Utqiagvik, en Alaska, Círculo Ártico, es de las primeras del mundo en iniciar su “noche polar”, el período en que ahí no se verá el sol, el ambiente será totalmente gélido (con temperaturas por debajo de los -20º), el ritmo de la naturaleza rozará la inmovilidad y el humano mirará de adecuarse, como cada año, a ese ambiente entre enigmático, mágico y extremadamente duro en que la vida, al ritmo que la naturaleza le permite, sigue.

calles-de-Utqiagvik-alaska.jpg
Calles de Utqiagvik. Alaska.
 

Es noticia cada año porque el fenómeno "noche polar", aunque tan ancestral como la propia vida de la Tierra, no deja de impactar. Este año, el 18 de noviembre fue el último día en que los cerca de 4.000 habitantes de esta población de Alaska vieron el sol y, según previsión, no volverán a verlo hasta el 23 de enero de 2021. Serán 66 días a oscuras. Cuando el sol vuelva a aparecer, será visible durante unas 6 horas al día y el período diario de luz irá creciendo paulatinamente hasta llegar al "día sin noche". Del 11 de mayo al 18 de agosto, en Utqiagvik el sol no se pondrá. 

polar-bear-3775941_1920.jpg
Fotografía: Pixabay.
 

La vida depende de la meteorología

Muchos de los habitantes no solo de Utqiagvik, sino de todo el Ártico en mayor o menor medida por el fenómeno “noche polar” (Finlandia, Noruega, Suecia, Rusia…) coinciden en decir que mantener total entereza en la “noche polar” no es fácil.

pescadores-pixabay.jpg
Fotografía: Pixabay.
 

Unos son pescadores, otros trabajan en plataformas petrolíferas de la zona, otros en servicios como funcionarios del Gobierno y muchos dependen de ese turismo atraído por lo enigmático de la meteorología y la atmósfera del territorio. Algunos son oriundos de la zona, hijos de sagas árticas; otros, han ido a parar al Ártico atraídos por las auroras boreales: fueron de turistas y ahí se quedaron; también es habitual el caso de investigadores que se quedaron por amor (quizás por el de un pastor de renos…); y aventureros que, simplemente, han hallado una tierra en que la posibilidad de aventura es constante y roza lo más extremo. Y, sí, también el que se ha hecho amigo de los osos, los alces o los zorros árticos.

zorro-artico-pixabay.jpg
Zorro ártico. Fotografía: Pixabay.
 

En todo caso, todos ellos viviendo en medio año oscuro y medio año de día. En un territorio cuya vida se desarrolla a ritmo climatológico y cuya belleza natural es tan extraordinaria como agreste. Un lugar y unas circunstancias que provocan comentarios de la gente como: “¡Qué ganas tengo de ir a vivir al continente!”, o: “admirar el paisaje oscuro desde la ventana después de una fantástica sauna es maravilloso…".

kari-ylitalo.jpg
Fotografía: VisitFinland. Autor: Kari Ylitalo.
 

"Se oye el ruido que produce el hielo cuando se adapta a las esquinas de la casa y las pisadas en la nieve de los amigos que vienen a casa para compartir una bebida caliente … Es fantástico".

visit-finland-Julia_Kivela.jpg
Fotografía: VisitFinland. Autor: Julia Kivela.
 

"Incluso puede que apaguemos las luces de la casa y hagamos una agradable fogata en la oscuridad completa y escuchemos cómo silba el viento… “. De todo, como en todas partes.

Ser vecinos de los animales 

Los habitantes árticos están acostumbrados a tener cerca renos, osos, zorros…, pero algunos son peligrosos y en la oscuridad es más difícil divisarlos. Leíamos hace poco que, en algunas escuelas de Noruega, a la hora del patio, cuentan con un vigilante armado con un rifle para proteger a los niños de posibles incursiones de osos.

pixabay-4.jpg
Fotografia: Pixabay.
 

Por la mañana -aunque sea un decir porque todo sigue estando oscuro- puede que un alce mire por una ventana para observar qué está pasando dentro de una casa. Forma parte de las posibilidades cotidianas.

reno-alce-ciervos-pixabay.jpg
Reno, alce y ciervos. Fotografía: Pixabay.
 
VisitFinland-jani-kärppä&flatligghtfilms.jpg
Fotografía: VisitFinland. Autor: Jani Karppa & FlightlightFilms.
 

Con las primeras nieves empieza la cuenta atrás en el Ártico

En Finlandia, el día 29 de septiembre, festividad de San Miguel, empieza la cuenta atrás hacia ese momento en que el sol desaparecerá. En el norte, las primeras nieves caen en octubre y la región queda cubierta por nieves permanentes en noviembre, un mes altamente significativo para un finés. Noviembre, “marraskuu” en finlandés, significa "luna de la muerte de las hierbas y las plantas”. La raíz de la palabra, “marras”, define la capa superior de la nieve endurecida por las heladas. Un nombre altamente descriptivo.

Y llega la noche polar

Sí, en noviembre llega la “kaamos”, la larga "noche polar", de unos dos meses de duración, en que el sol no saldrá por el horizonte. Todo cambia de color. El oscuro no es negro. Es azul, púrpura, lila, magenta… Dicen los fineses que esos colores doman las almas inquietas. Bajo esos colores, el suelo blanco es puro contraste y punto de reflejo de luz.

estrellas-en-noche-polar
Con un cielo despejado, en plena "noche polar", la cantidad de estrellas que se pueden ver es increíble. Fotografía: Pixabay.
 
samis 6.jpg
Samis. Fotografía: Adobestock.
 

Dicen los samis que el año tiene 8 estaciones, no 4

El pueblo sami, establecido en mayor densidad en Finlandia, considera que el llamado solsticio de invierno contiene mucho más que una estación porque, durante su curso, el mundo natural y la luz cambian constantemente. 

visit-finland-antti-pietikäinen.jpg
Fotografía: VisitFinland. Autor: Antti Pietikäinen.
La nieve dura aumenta el paisaje practicable

Durante el invierno, las regiones que antes eran inaccesibles se convierten en un terreno por el que te puedes mover. La nieve cubre las colinas rocosas haciendo que conquistarlas sea más fácil. Además, la nieve refleja la luz de la luna llena y es preciso llevar una antorcha en las montañas. 

moto-nieve-noche-polar
Fotografía: Pixabay.
 

Los antepasados de los actuales habitantes ​​creían que los páramos ("tunturit") eran gigantes y les inspiraban respeto y temor.

La movilidad es reducida

En los pueblos, hay que ser precavido al andar por las calles, por la nieve y el hielo. Pero no por la oscuridad, las luces se reflejan en el blanco del suelo y la visibilidad es alta. Calzados adecuados, esquís… y: andando.

casa-en-la-nieve-noche-polar-visit-finland
Fotografía: VisitFinland.
 

El transporte público en el norte es suficiente, pero lo habitual es circular en un vehículo de enormes ruedas porque los caminos pueden estar cubiertos por sustanciosas capas de nieve. Cuando se estaciona un vehículo, generalmente, el motor no se apaga. No se corre el riesgo de que no vuelva a ponerse en marcha. Otra precaución para tener en cuenta en el estacionamiento es tener bien localizado el coche, ya que en unas horas puede quedar totalmente cubierto por la nieve e ilocalizable. Dejar el vehículo al aire libre por la noche es un problema. Lo ideal es un garaje con calefacción, pero no todos disponen de él.

levi-finlandia-visit-finland.jpg
La moto de nieve es uno de los vehículos habituales. Fotografía: VisitFinland.
 

Para los desplazamientos largos, es habitual el uso de avionetas, aunque ese hábito sí es peligroso. Hay muy pocas infraestructuras y se suele volar a vista. Una vez más, la meteorología -ventisca, falta de visibilidad…-, muy cambiante, provoca más de un susto y constantes accidentes.

levi-finlandia-visit-finland.jpg
En el invierno polar, una buena parte del mar se hiela. Fotografía: Pixabay.
 
La naturaleza lanza señales

Con una fuerza natural tan palpable, en el norte del mundo cada gesto que hace la madre naturaleza es interpretado como una señal de algo: alerta, predicción… Los fineses, por ejemplo, creen que un montón de nieve en el patio de casa predice riqueza y que, si durante la noche de Año Nuevo hace viento, el resto del invierno va a traer mucha nieve y mucho frío.

noruega-noche-polar
"Noche polar" en Noruega. Fotografía: Pixabay.
 

Las auroras boreales predicen tormenta de nieve. Es una señal de buen augurio. Una antigua leyenda finesa dice que “la nieve cubre las huellas de los más felices”.

Enero, el momento más duro de año

Enero es el corazón del invierno. En finés es “tammikuu”. Significa el mes del roble, un mes tan severo como el árbol más resistente de Finlandia. Es el ecuador de una etapa anual. Se apagan las luces que han iluminado el periodo navideño, tanto en las calles como en el interior de las casas y es aún más perceptible la falta de luz solar y de su “alegría”. La gente busca actividades y puntos de encuentro social para dinamizar el tiempo, tanto en interiores como -atrevidamente- al aire libre.

visit-finland-Jani-Karppa-jpg.jpg
Fotografía: VisitFinland. Autor: Jani Karppa.
 
nadando-lago-Purnujarvi-visit-finland-HarriTarvainen.jpg
Nadando en el Lago Purnujarvi. Fotografía: VisitFinland. Autor: Harri Tarvainen.
 

Se tienen ganas de que el cielo indique la hora y no haya que saberla solo a través del reloj. La noción del tiempo es otra. Falta poco para que se haga de día, pero parece mucho. Mientras unos lo disfrutan, a otros se les hace demasiado eterno. En algunos lugares, las temperaturas rozan los −50º C, la nieve llega a espesores de 3m y la aurora boreal ya no parece tan misteriosa. 

el primer sol de primavera en el ártico
Fotografia: Pixabay.
 

Cuando llegan los rayos del nuevo sol

La salida del sol por el horizonte se percibe casi como una sesión de fuegos artificiales. La luz indica “fiesta”. En Finlandia, se dice que la primera persona en ver el Sol después de su larga hibernación obtiene la fuerza de sus rayos. Para los habitantes de ese norte, el sol que sale es “nuevo”, “potente”. Es como si, año tras año, estrenaran estrella solar. Llevan tanto tiempo sin verla… El sol de ese día no tiene nada que ver con la cotidianidad del alba del resto de hemisferios.

deshielo-artico.jpg
Deshielo en el Ártico. Fotografía: Pixabay.
 

Antiguamente, los niños celebraban esa llegada de la primavera haciendo sonar cencerros y cascabeles, y golpeando platos. Todos saben que pronto podrán disfrutar de una de las actividades preferidas de los habitantes del Ártico: ir a contemplar el deshielo. Pura naturaleza en movimiento y fenómeno, una vez más, de gran magnitud y belleza, que sustituye por movimiento incesante la inmovilidad de la oscura estación invernal.

malamute-1149530_1920.jpg
Alaskan Malamute. Fotografía: Pixabay.
 

Compensaciones una vez superado el reto

Los habitantes del círculo polar ártico cuentan con una serie beneficios que responden al intento de compensación a la rudeza ambiental y a las condiciones vitales generales a la que los somete la estación oscura. Algunos ejemplos de ello son bonos salariales y la posibilidad de acumular períodos de vacaciones para poder acabar disfrutando de unos cuantos meses seguidos de asueto. Muchos acumulan tiempo vacacional durante varios años y así pueden cambiar su rutina durante 4 o 6 meses, a menudo en el continente.

pixabay-6.jpg
Fotografía: Pixabay.
 

Aunque la mayor compensación suele ser el estar enamorado del Ártico o, en su caso, de la Antártida porque en el hemisferio sur, también tiene lugar este fenómeno meteorológico: la "noche polar".

Enlaces de interés: 

Comentarios de Facebook

Partners

Gran Canaria patronato de turismo
Ara Lleida
Aspen
Visita Val D'Aran
Millet
FGC Turisme
Cortina Dolomiti