menu arriba usuario

Vall de Núria pone en valor sus puentes románicos con una nueva ruta turística

Mar, 20/04/2021 - 09:42
Vall de Núria pone en valor sus puentes románicos con una nueva ruta turística
El puente de Sant Gil, antigua entrada a la Vall de Núria antes cuando no había cremallera.
El circuito, apto para todos los públicos y que cuando haya nieve se podrá recorrer con raquetas, se complementa con la recuperación del trampolín de saltos de esquí.

Los puentes forman parte del paisaje del presente y del pasado la Vall de Núria. Históricamente, se construyeron para cruzar los dos torrentes -que rodean la llanura del santuario- y permitir la cómoda circulación de procesiones, peregrinos o autoridades.

Hoy en día, su menester es puramente por motivos de ocio y Vall de Núria se ha propuesto recuperarlos y ponerlos en valor junto con el antiguo trampolín de saltos.

Con este fin se ha creado un circuito que pasa por los cuatro puentes -Sant Gil, Sant Ignasi, Mulleres y Eina- que se ha estrenado esta primavera, tras "pequeñas actuaciones de conservación", según explica Ruth Bober, relaciones públicas de Vall de Núria.

La ruta de los puentes tiene apenas 1 kilómetro, discurre alrededor del santuario, es apta para todos los públicos y estará abierta durante todo el año, "en verano para recorrerla a pie y cuando haya nieve, con raquetas", dice Bober.

Con el objetivo de “recuperar el patrimonio histórico y cultural”, todo el circuito está diseñado para poder seguirlo a través de códigos QR, donde hay pruebas y enigmas, con sus respectivas pistas, que permiten conocer detalles y fotografías antiguas de cada uno de los puentes y de la Vall de Nuria.

El trampolin
El trampolín de saltos hizo furor en el mundo del esquí en los años treinta.

 

En esta misma línea, Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC), titular de la Vall de Núria, empezará a rehabilitar la próxima semana el antiguo trampolín de saltos de esquí, construido en 1933, para convertirlo en un mirador.

El trampolín, que con el tiempo y la meteorología se ha ido deteriorando, hizo furor en el mundo del esquí en los años treinta.

Cuatro puentes con historia

Los puentes de la Vall de Núria datan de los tiempos del románico, cuando el arco de medio punto era la forma arquitectónica más habitual en puertas, ventanas de monasterios, iglesias y castillos de aquella época.

El origen de este estilo, se sitúa con los romanos, y se cree que podrían haber surgido de la evolución de las falsas bóvedas. Era el sistema con el que se hacían las barracas de pastor, en que en cada nueva hilada de piedra se colocaba un poco más hacia el interior; de tal forma que cuando se procedía al cierre final con una gran losa, todo el conjunto ganaba en solidez.

Algunos de estos puentes aún siguen en pie, otros han sido sustituidos por puentes construidos con formas que ya no son el arco de medio punto, y técnicas más evolucionadas y materiales como madera, hierro, cemento u hormigón.

Con todo, a Núria el arco de medio punto románico quiso ser recordado por el arquitecto Josep Danés y Torres en diversas partes del nuevo santuario que proyectó y construyó a lo largo del siglo XX.

Sant Gil

sant gil

Sant Gil fue una persona enamorada de los animales. No quería que nadie les hiciera daño. Incluso una vez Gil salvó la vida a un venado que era perseguido por un cazador.

En Núria, Gil convivió con pastores y los perros de montaña que guardaban el ganado, El santo tuvo que huir de Núria porque le perseguían, pero dejó escondida en la cueva de la capilla de Sant Gil la talla de la Virgen, una cruz y una campana. Reencontrados unos siglos después estos tesoros, los pastores los llevaron en procesión desde la capilla del santo hasta la iglesia cruzando por este puente el torrente de Finestrelles.

Sobre este puente se repite cada año, el día 1 de septiembre, esta procesión que revive la fundación del santuario.

Sant Ignasi

sant ignasi

Al lado de este puente se establecieron los primeros servicios esenciales de Núria. Primero hubo unas maderas instaladas junto al río que servían para lavar ropa, también hubo un pequeño molino, después el edificio del primer café y finalmente los servicios del tren cremallera.

Gracias al cremallera, Núria se convirtió muy pronto una reconocida y popular estación de esquí, reforzada por la fundación del Club Alpino Núria el 26 de diciembre de 1932, las actividades y presencia eran bien visibles desde este puente.

El nombre de Sant Ignasi es un recuerdo a la comunidad de los religiosos jesuitas, que habían sido fundados por San Ignacio de Loyola. Estos religiosos jesuitas habían aprovechado la paz y tranquilidad de Núria para hacer cursos y retiros de formación cristiana, los famosos Ejercicios Espirituales de San Ignacio.

Mulleres

Mulleres

Este puente es el inicio de algunas de las excursiones desde Núria siguiendo el curso del torrente de Nou Fonts hacia altas cumbres.

El torrente de Mulleres, como los otros torrentes de Núria, forman parte de los afluentes del río Freser. La necesidad de venir a Núria en peregrinación desde Francia, o el valle de Camprodon pasando por estos puentes, ya queda reflejada en la Historia de Francesc Marés en el siglo XVII.

Eina

Eina

El torrente de Eina y el valle del mismo nombre, que da nombre a este puente, evoca el recuerdo de las grandes cantidades de personas que, en un sentido o en otro, usaron estos pasos montañosos como punto de encuentro entre personas y culturas, y también como escapatoria hacia la libertad en tiempos de persecuciones y guerras.

Aunque no pasó tal vez por este puente, la figura del padre Ventura Carrera, que huyendo a pie hacia Francia con la talla de la virgen, escapó de una muerte segura y salvó la talla de los ataques y la destrucción de la guerra Civil iniciada en 1936. Tres años después, este puente y otras de Núria, que llevan a la frontera con Francia, fueron testigo de la huida de mucha otra gente que escapaba de la guerra.

Fotografías: Cedidas por el Arxiu Fotogràfic del Centre Excursionista de Catalunya / Toni Anguera / Vall de Núria

Comentarios de Facebook

Partners

Millet
Ara Lleida
Gran Canaria patronato de turismo
Visita Val D'Aran
FGC Turisme