menu arriba usuario

Seis maravillas del mundo “borradas” de la faz de la tierra

Vie, 12/03/2021 - 12:01
Seis maravillas del mundo “borradas” de la faz de la tierra
Altamira fue cerrada para los visitantes en 2002. (Foto: Museo de Altamira)
¿Qué ocurrió con la Pirámide de Nohmul, el Glaciar Chacaltaya, la Cueva de Altamira, las Cataratas del Guairá, la Tumba de Jonás y El Globo Original de Shakespeare?

Se denominan las siete maravillas del mundo moderno a los monumentos que resultaron ganadores en un concurso público e internacional celebrado en 2007, inspirado en la lista de las siete maravillas del mundo antiguo.

En concreto: Chichén Itzá (México), el Coliseo de Roma (Italia), la estatua Cristo Redentor (Río de Janeiro), La Gran Muralla (China), Machu Picchu (Perú), Petra (Jordania) y el Taj Mahal (India).

Todas dignas de ser visitadas y, si no fuera por estos tiempos que corren de pandemia, Instagram estaría repleto de fotos con turistas en ellas.

Sobre la octava, siempre ha habido más discusión, aunque una de las que se apuntó fueron las Terrazas Rosas y Blancas del Lago Rotomahana, en Nueva Zelanda, que quedaron sepultadas el 10 de junio de 1886 tras la violenta erupción del volcán Tarawera.

El 21 de junio de 2017,-131 años después de aquel cataclismo- los científicos anunciaban que habían redescubierto las terrazas, aún sepultadas debajo del material volcánico, pero en perfecto estado de conservación.

Es un caso excepcional, porque la mayoría de los monumentos naturales o creados por el hombre que desaparecen nunca vuelven a emerger.

Como seis lugares que no figuran en este elenco, pero fueron o han sido “maravillas” del mundo y ya no están al alcance del turismo.

Ahora, sólo pueden apreciarse en las páginas de un libro de historia o buscando información en Internet. Pero existieron y fueron la atracción del momento.

En algunos casos, ha sido la propia mano del hombre la que se ha encargado de hacerlas desaparecer, en otros la propia naturaleza en su propia evolución.


Pirámide de Nohmul (Belice)

Pirámide de Nohmul

De los seis que presentamos, es quizás uno de los casos más dramáticos.

Nohmul (o Noh Mul) es un yacimiento arqueológico maya precolombino localizado en la península de Yucatán, en Belice, en el que destacaba una pirámide de más de 2.300 años de antigüedad hasta mayo de 2013, cuando fue destruida.

A pesar de que los sitios precolombinos están protegidos por ley, el 13 de mayo de 2013 se detectó que la estructura principal de la pirámide, de 30 metros de altura, fue casi totalmente destruida con maquinaria pesada dedicada a la obtención de grava y caliza para la construcción de carreteras cerca de Douglas Village.

Las maquinarias eran propiedad de la empresa D-Mar Construction, del político Denny Grijalva del United Democratic Party. Solo una pequeña parte central logró salvarse. John Morris, del Instituto Beliceño de Arqueología, dijo en aquel momento que no es creíble que los trabajadores desconocieran que se tratara de una ruina maya, y que la pirámide no pudo haber sido confundida con un cerro, pues el terreno es plano y las ruinas son muy conocidas.  

Después de una investigación, el conductor de la excavadora, el capataz y dos de los directivos de la empresa fueron penalizados con multas.
 

Glaciar Chacaltaya (Bolivia)

Glaciar Chacaltaya

El Chacaltaya fue el primer glaciar tropical en desaparecer por el cambio climático en la época moderna. Situado a 30 kilómetros de la capital de Bolivia, La Paz, era el glaciar más alto del mundo adaptado al esquí con un remonte y una pista, que se encontraba a más de 5.400 metros de altitud.

Fue en su día una de las principales atracciones turísticas de Bolivia, atrayendo a esquiadores de todo el mundo con la promesa de poder subir a la pista de esquí más alta del planeta.

Sin embargo, debido al calentamiento global, esta maravilla de 18.000 años de antigüedad ha quedado reducida a unos cuantos trozos de hielo imposibles de esquiar y que ningún visitante querría ver.

En su época de esplendor contaba con el primer telesquí de cuerda de Sudamérica y de los Andes (construido en 1939) y el refugio de esquí más alto del mundo, a una altura superior a la del Campo Base del Everest.

Chacaltaya era la zona de esquí más cercana al ecuador antes de cerrar indefinidamente en 2012 -dos años después que el glaciar se diera por “muerto”.

Conocido como el "puente de hielo" en la lengua aymara local, Chacaltaya no es más que uno de los muchos glaciares que actualmente retroceden hacia un olvido casi seguro.
 

Cueva de Altamira (España)

ALtamira

La cueva de Altamira es una cavidad natural en la roca en la que se conserva uno de los ciclos pictóricos y artísticos más importantes de la prehistoria.​ Forma parte del conjunto cueva de Altamira y arte rupestre paleolítico de la cornisa cantábrica, declarado Patrimonio Mundial por la Unesco.​

Está situada en el municipio español de Santillana del Mar, Cantabria, a unos dos kilómetros del centro urbano, en un prado del que tomó el nombre.

En 1917 se abrió la cueva al público en general y en 1924 fue declarada Monumento Nacional.​

A partir de ese momento, se irían incrementando las visitas, pero durante los años de las décadas de 1960 y 1970, las numerosas personas que accedieron a la cueva hicieron peligrar su microclima y la conservación de las pinturas, así, por ejemplo, en 1973 se alcanzó la cifra de 174.000 visitantes.

De este modo se creó un debate sobre la conveniencia de cerrar Altamira al público, llegando incluso al debate en el Congreso de los Diputados. En 1977 se clausuró la cueva al público para reabrirse finalmente en 1982 y permitir el acceso a un restringido número de visitantes por día, evitando superar los 8.500 al año.

Fue cerrada para los visitantes en 2002. Los grandes grupos turísticos dañaron las pinturas simplemente respirando y produciendo vapor de agua y dióxido de carbono, lo que hizo que algunas de las pinturas se cubrieran de moho. En 2001, fue construida una cueva-réplica y un museo cerca para permitir a los turistas disfrutar de las reproducciones.
 

Cataratas del Guairá (Brasil - Paraguay)

cataratas

Los Saltos del Guairá fueron, hasta 1982, las mayores cataratas del mundo por volumen de agua. Con 49 millones de litros por segundo, los 18 saltos que las formaban duplicaban el volumen de las Cataratas del Niágara y superaban en 12 veces el de las Cataratas Victoria.

Se situaban en el río Paraná, a lo largo de la frontera entre Brasil y Paraguay. Los 18 saltos se distribuían en 7 grupos, de ahí su nombre en portugués (Salto das Sete Quedas), el mayor alcanzando los 40 metros de altura, y el ruido que producían se podía oír a una distancia de 20 kilómetros.

Han pasado más de tres décadas desde que una de las mayores cataratas del mundo fue ahogada para allanar el camino a un enorme proyecto hidroeléctrico.

Un acuerdo entre ambos países en 1973 para construir una represa hidroeléctrica conjunta condenó a los Saltos a desaparecer bajo el lago artificial formado por ella.

Desde el inicio de los trabajos, y durante los 9 años que duraron, miles de turistas, curiosos y vecinos de las localidades cercanas se fueron acercando para contemplar por última vez los Saltos del Guairá.

El 13 de octubre de 1982, finalizada la represa, el cierre de las compuertas comenzó a sepultar uno de los mayores espectáculos del planeta. En 14 días los Saltos del Guairá habían desaparecido para siempre.
 

Tumba de Jonás (Irak)

Tumba de Jonás

La Tumba de Jonás es la más reciente incorporación a esta lista y forma parte de una serie de atracciones perdidas por la guerra.

En Mosul, Irak, se encontraba la legendaria tumba de Jonás, el de la ballena. La albergaba una iglesia cristiana de rito asirio, luego convertida en mezquita.

El sepulcro lo cubrían suntuosas alfombras persas ribeteadas con hilo de plata. Incluso se conservaba, como reliquia, uno de los dientes de la famosa ballena, y que hay que suponer que Jonás se había llevado consigo.

Así que, de querer darle base científica a la leyenda, habría que suponer que el monstruo era un cachalote, porque las ballenas no tienen dientes.

En la actualidad, ni mezquita, ni sepulcro, ni alfombra, ni diente existen ya. En julio de 2014, militantes del Estado Islámico, de Irak y Siria, o ISIS, lo volaron todo con explosivos, siguiendo su costumbre de destruir lo que ellos consideran ídolos que incitan al paganismo y a la ignorancia.

El caso es que ya solo se sostienen parte de las fachadas exteriores, como un decorado de teatro. En el interior no hay más que una pila de escombros.
 

El Globo Original de Shakespeare (Londres - Gran Bretaña)

Globo Original de Shakespeare

Al menos tres teatros Globe han adornado las orillas del río Támesis en los últimos cinco siglos.

El primero fue el Globe original, construido en 1599 por la compañía de teatro de William Shakespeare, los Lord Chamberlain's Men.

Un incendio lo destruyó durante una representación de Enrique VIII el 29 de junio de 1613, pero un segundo Globe Theatre abrió en el mismo lugar exactamente un año después. También cerró en 1642, en medio de la protesta de los puritanos que se oponían a las representaciones teatrales.

El legado del primer Globe Theatre y las emblemáticas obras que estrenó al mundo sigue vivo en la reconstrucción moderna, conocida como Shakespeare's Globe, que abrió sus puertas en 1997, aproximadamente a 230 metros de la parcela del teatro original.

Desde 1909, el actual Teatro Gielgud se llamó Globe Theatre, hasta que fue renombrado en honor a John Gielgud en 1994.

Fuente: Wikipedia.

 

Comentarios de Facebook

Partners

Millet
Ara Lleida
Gran Canaria patronato de turismo
Visita Val D'Aran
FGC Turisme